domingo, 22 de febrero de 2009

Y ASÍ FUE EN UN TIEMPO...


Cuando el alma incrustaba la madera,
en los muros anidaba el entusiasmo,
el batiente reía con sarcasmo
batiendo la entrada a la primavera…

Giraban las bisagras sin espasmos,
deslizándose suave…dentro…fuera…
dando paso a cualquiera que quisiera
aportar ilusión, poner sus manos…

empujar la cancilla y adentrarnos
y de forma entusiasta y placentera
comenzar la faena. Y adornarnos

con frescura, verdor, flor de quimera…
De fe, esperanza y caridad sembrarnos
y sembrar…y obtener buena cosecha.

(Karen Dinesen)

5 comentarios:

miner dijo...

Tú si que siembras este blog con bonitas palabras, y mira que la cancela mía cuesta "trabayu" batirla, y además, ya ves como chirría.
Un saluducu

belijerez dijo...

¿Qué queda cuándo lo bello se trasnforma?
¿Dónde está el alma?
La mentira inunda la realidad.
La cocecha sirve de abono para el ultimo momento. La muerte.

Lo siento Karen, veo tanta mentira a mi alrrededor. Que la rabia me sobrepasa.

Karen Dinesen dijo...

Hola,Miner! ¡Que no! Que la cancela tuya no chirría. Que con esi desengrasante de Galeano, bien que resuelves. Jejejeeje.
Saludinos.

Karen Dinesen dijo...

Jolín, Beli, ¡qué abatimiento!¿por qué no le dedicas un poco de tiempo a tu blog? Te entretienes y echas fuera toda la rabia contenida. ¡Venga! Lo espero.

miner dijo...

Este Galeano ye como tres en uno.