domingo, 8 de febrero de 2009

LES DEBO UNA EXPLICACIÓN.



(A Beli y a mi leal seguidor "Anónimo")

Si yo estoy aquí escribiendo ahora es porque, además de circunstancias azarosas que después pasaré a relatar, me encontraron un día Beli y mi Anónimo. Ellos fueron durante estos dos meses, fundamentalmente Beli, quienes hicieron presionar las teclas del teclado de mi ordenador para que yo expresara sobre este soporte virtual aquello que pensaba o sentía.
Beli fue compañera fiel. No faltaba a la cita ni un solo día. Y, lo más importante, respaldaba con empujoncitos estimulantes en mi espalda cuanto yo escribía. Comentarios hechos con rigor a veces, banales y divertidos otras, pero que siempre conseguía que mi “yo” saliera de ese baño de halagos y risotadas lo suficientemente animada para continuar. Más tarde apareció el anónimo, con escasas, breves y tímidas incursiones. Pero supo hacerse presente de forma cálida hasta el punto de hacer un buen tándem con la imprescindible Beli. Uno de mis días bajos, él se ofreció para hacerme sonreír. Esto es precioso. Y así lo percibí. Me sentía afortunada.
Yo llegué a abrir mi blog, casi sin pretenderlo, como consecuencia de mis intentos infructuosos de comentar en un blog que sólo aceptaba comentarios a través de una cuenta “blogger”. Mi interés en comentar superó la apatía y me registré como blogger sin saber bien qué era lo que estaba haciendo. Una vez hecho el comentario me encontré con mi seudónimo, escrito en azul, encabezando el comentario. ¡Sorpresa! Pincho y veo que tengo una página abierta que me permite crear un blog siguiendo unos sencillos pasos. Y lo hice. Lo que siguió ya es historia conocida.
Pero el pasado viernes, después de una intensa conversación con mi conciencia, decidí suprimir varias entradas del blog. No tuve en cuenta que para hacer eso debería haber contado con el apoyo de quiénes me habían ayudado a construirlas.
Cuando hace ahora un año, aproximadamente, hice mi primera incursión en un blog a través de un comentario referido a la, por entonces, campaña electoral, no preveía mi devenir posterior por la Red. Entré impulsada por el revulsivo que aún, a día de hoy y a pesar de mi escepticismo, me producen algunos comentarios o actitudes referidos a la acción política en la aldea global que habitamos, y con la que acabaremos si seguimos pisoteando su cabeza y dándole varapalos, afectando también a quienes la ocupamos (a unos más que a otros evidentemente). No me movía ya la conciencia, sino la rabia. No la razón sino el sentimiento. Aunque mis argumentaciones pudiesen estar cargadas de razones, acertadas o no, el sentimiento de rabia fue la fusta. Tuve la suerte de encontrarme con un grupo de personas extraordinarias y extraordinariamente sensibilizadas hacia todo lo que nos rodea, contagiándome un poco de su optimismo y retomando por un tiempo la fe en las posibilidades de transformación social del ser humano. Pero el poso de descreimiento alcanza una altura en el vaso que no es fácil de disolver. La red me dio una vía, pero tengo la impresión de que la utilizo para seguir escapando…
En la última conversación que mantuve con mi conciencia, ella me puso sobre el mantel esta cruda realidad. Y, como sólido argumento, me espetó la creación de este blog para exorcizar todos mis demonios. Tuve que aceptar algunas de las argumentaciones que me daba porque son de una evidencia aplastante. Entonces me justifiqué con ella replicándole lo bien que me venía para escapar de Berlusconi y sus hipócritas decretos, de Putin y su perversidad, de todos los desmanes de USA, de la indiferencia, la pusilanimidad y la incompetencia de la UE, de la bajeza financiera de la banca en general cuyas consecuencias soportan los más débiles, de la especulación de la Bolsa , de los chantajes del Banco Mundial y el FMI, del genocidio que Israel está llevando a cabo en Gaza, de la ineficacia de la ONU, de la imposibilidad de que Lula saque adelante sus planes para eliminar la pobreza, de la doble moral de Occidente, y de todo aquello que intuyo pero desconozco porque no existe si la TV no lo refleja…
Cierto. No me lo negó. “Pero – me dijo ella- una cosa es “enseñar la patita”…posar en ropa interior…y otra bien distinta exhibir públicamente tu alma en cueros.”
Le di la razón. Inmediatamente me puse a eliminar entradas.


(Karen Dinesen)


P.D. Disculpad el rollazo si habéis conseguido leerlo íntegramente. Tenía que hacerlo por Beli y el anónimo seguidor (A Miner no le cuento que es recién llegado. Bienvenido)

12 comentarios:

miner dijo...

Yo no lo leí una vez, no; sino dos. El que el blog te sirva como válvula de escape es una suerte para los que te leemos.Quisiera poner más cosa pero mejor me callo. Bueno no me callo. Precioso lo que cuentas y como lo cuentas.

Karen Dinesen dijo...

Gracias, Miner. Así es imposible dar portazo. No puedo evitar dejar la puerta del alma entreabierta.Existe el riesgo de que salga lo que no debe salir, pero entran cosas como éstas que dices, que compensan alguna escapada inoportuna.

miner dijo...

Hablando de puerta, pongo en mi blog un poema de Miroslav Holub (Puerta).Que creo que te va a gustar, y además, Abre la puerta...
Yo tengo el blog del copión, si me autorizas pongo en el ese poema que tienes tan guapo, Contra nublados.

Karen Dinesen dijo...

Claro que te autorizo, Miner.¡Faltaría más!Voy a visitar tu blog.ess

Anónimo dijo...

Muy bueno, Karen.
Escribir es una forma extraordinaria de aclarar ideas. Sigue.

belijerez dijo...

Gracias Karen, no me debes nada. No nos debemos nada en este mundo globalizado. Imaginate el Estado dando regalos a los Bancos, osea ponen a guardar al rebaño a lobos, inmensos lobos y carnivoros.

Muy interesante tu aclaración. Sin embargo mi conciencia se rebela conmigo misma.
No me deja en paz.Quizás necesite "dieta internauta". Me encanta leerte. Escribes estupendamente tanto en prosa como en rima. Eres una artista, además de una persona genial. Sin embargo yo necesito una cura de blogs. El Blog de Itaca yLuna LLena me saca de quicio. El impulso incontrolado me lleva a mirar antes que nada ese blog, despues el tuyo. Así que A DIOS PONGO POR TESTIGO QUE SÓLO LEERÉ TU BLOG A PARTIR DE AHORA.

Karen Dinesen dijo...

Beli, te agradezco tus comentarios, pero sabes bien que las entradas que yo vine haciendo en este blog, aunque me sirvieran únicamente como desahogo, tú siempre estuviste ahí dándome los mismos ánimos que hoy me envías.
Tómate un "descanso internauta", si eso te viene bien. Pero tal vez la clave esté en "ir reduciendo la dosis" hasta llegar a tomar la adecuada.

Karen Dinesen dijo...

Beli, te agradezco tus comentarios, pero sabes bien que las entradas que yo vine haciendo en este blog, aunque me sirvieran únicamente como desahogo, tú siempre estuviste ahí dándome los mismos ánimos que hoy me envías.
Tómate un "descanso internauta", si eso te viene bien. Pero tal vez la clave esté en "ir reduciendo la dosis" hasta llegar a tomar la adecuada.

Karen Dinesen dijo...

Siento el duplicado. No sé cómo eliminarlo.

Karen Dinesen dijo...

Gracias por el ánimo, ANÓNIMO. Te estás haciendo imprescindible. Te echaré de menos cuando no entres a comentar. Es puro chantaje lo que te estoy haciendo, efectivamente.Lo estás pensando y estás en lo cierto.

mary dijo...

muy buenos todos , da gusto leeros , y como tiene que haber de todo , yo lo pasare pipa , viendo como escribís maravillosamente lo que pienso ,igual hasta aprendo algo y todo .....

Karen Dinesen dijo...

¡Mary! ¡ Cuánto bueno verla por aquí! Presta un montón verte y oírte, doña. Estás en tu casa. Puedes hasta poner les zapatilles si te sientes más cómoda. Vuelve.